Warning: Attempt to read property "roles" on bool in /home/bizzpdyu/public_html/wp-content/plugins/wp-user-frontend/wpuf-functions.php on line 4663
Compratir

Al querer vender tu casa debes considerar muchos factores.

Tomar esta decisión no es que lo convierte en algo complicado, sino que es importante que tomes todo en cuenta los aspectos básicos para que tengas el resultado que esperas, para lo que un asesor inmobiliario puede ser de gran ayuda.

Sea porque vas a cambiar a una propiedad más grande o necesitas repartir el valor de la propiedad por un divorcio o por una herencia, vender una propiedad es un asunto delicado y que puede llevar tiempo.

Todos queremos vender una casa rápido, pero aunque así sea y logres conseguir un comprador en muy poco tiempo, hay ciertas preguntas al vender una casa que les hacen a todo el que está en lo mismo y te las van a hacer a ti también, por lo que te toca estar preparado.

Todo esto ayudará a que lo hagas en el menor tiempo posible.

Vender tu casa y las emociones

Esto es lo primero.

Tendemos a hacer apegos hacia las cosas materiales, las viviendas y más si llevas tiempo en ellas son refugio de una cantidad de recuerdos, experiencias personales y familiares muy importantes.

Pero si vas a vender la propiedad es por una razón, y esos sentimientos de apego entorpecen la venta, ya que pierdes la objetividad.

Además, no necesariamente tu casa cuesta lo que crees que vale, el precio no lo sube tus sentimientos y recuerdos, son las cosas que vamos a ver a continuación lo que le ayudarán a sincerar el valor de tu casa.

¿Qué debo hacer y saber para vender mi casa?

Esto se divide en varias categorías, las cuales las vamos a tratar lo más específico posible, presta atención:

Papeles y asuntos legales

La venta de una propiedad conlleva a hacer una cantidad de trámites legales obligatorios de documentos, los cuales según el lugar donde te encuentres serán más o menos, pero por lo general estos son:

  • Documentos de propiedad: donde se especifican los compradores, vendedores y características del inmueble.
  • Catastro, censo o padrón: cédula que especifica tu propiedad dentro de una determinada población y sirve para la asignación de impuestos y para estudiar otros proyectos de construcción.
  • Evalúo de la propiedad.
  • Documentos especiales: un ejemplo, si alguno de los dueños de la propiedad muere, debes incorporar un documento de sucesión o herencia.
  • Certificados: hay países que solicitan obligatoriamente certificado energético, de aseo, entre otros.

Remodelaciones, acondicionamientos y decoración

Si remodelas para vender tu casa, esas remodelaciones no suman al precio de la propiedad.

No pretendas que porque cambiaste todas las baldosas del piso o remodelaste la cocina recientemente, eso te lo vayan a reconocer y sume en el precio, no funciona así, eso que hiciste puede que no sea del gusto del comprador o simplemente puede alegar que él no solicitó hacer eso.

Lo mejor que puedes hacer es arreglar lo que está dañado: puntos de electricidad, quicios despegados, puertas desajustadas, filtraciones. Una pintura también ayuda, y si lo haces tú mismo mejor.

En resumen, cosas que ayuden a la calidad de la vivienda sin invertir una gran cantidad de dinero.

La decoración debes adaptarla a lo más básico posible, una decoración que sirva para todos los buenos gustos.

Olvídate del valor de ese juego de comedor Luis XV o de los cuadros buenos que tienes, son muy personales o antiguos, eso condiciona la impresión del comprador y no ayuda a vender una casa rápido.

Vender tu casa: ubicación y años

En donde está ubicada tu casa y los años de construcción (aunque esté en perfectas condiciones) influye mucho en el valor del inmueble.

Las construcciones en cascos históricos tienen un valor intrínseco que sube el precio, pero las condiciones de esa propiedad también influyen: si está muy deteriorada por lo antigua, eso baja el precio.

Pero si hablamos de propiedades en conjuntos residenciales, los años de construcción juegan su papel.

Un comprador informado sabe que las técnicas de construcción no son las mismas y todo se va deteriorando: las tuberías y fachadas se desgastan, los árboles crecen, hay que mantenerlos y rompen aceras, calzadas, en fin, los años de construcción de la propiedad y la urbanización en general es un factor muy importante.

Al igual que la ubicación es un elemento a considerar al momento de vender, si la zona es segura, cerca o lejos del centro o de la ciudad, si tiene tiendas y servicios cerca o alrededor, pueden influir en el precio de venta final.

Todo esto y más tienes que tomarlo en cuenta para ver qué suma y qué resta en el valor de tu propiedad, una agencia inmobiliaria con experiencia puede ayudarte a determinar el valor de tu propiedad mucho más rápido.

Otros factores a tomar en cuenta

Estos factores no entran en los anteriores, pero por eso no dejan de ser importantes, sigue leyendo:

¿Vendo yo mismo o con una agencia?

Al querer vender tu casa se te puede plantear la posibilidad de hacer todo lo que esto implica: averiguar el precio de la propiedad, poner el aviso, contestar a los interesados, mostrar la vivienda, llegar a acuerdos, por nombrar las más obvias.

Suena fácil, pero no es así. Para ayudarte en todo esto existen las agencias inmobiliarias.

Ahora, tu trabajo sería buscar una agencia inmobiliaria buena, que te convenza, te de confianza y te acompañe en el proceso, no que te lo complique.

Por ejemplo, existen ahora los medios tecnológicos para vender tu casa por internet, pero esto significa abrir cuentas, publicar periódicamente, contestar solicitudes por varios medios, tener un buen móvil o PC, entre otros.

Una buena agencia ya tiene esto resuelto y se encarga de todo, solo te llama para ir a mostrar la casa en condiciones seguras para ti.

Si la agencia te complica la vida en algo que tenga que ver con la publicación del inmueble o la seguridad de las visitas, no es una buena agencia.

Variación de precios

Los precios de un inmueble varían por múltiples razones. Lo señalado anteriormente son las primeras razones que influyen en un precio real del bien: localización, años de construcción y estado de la vivienda.

Otro factor es el mercado, si hay una gran demanda de inmuebles y pocos disponibles los precios aumentan, pero si hay una gran inversión en urbanizaciones e inmuebles nuevos y una venta acelerada de casas de segunda mano, los precios tienden a bajar.

Esto don dos ejemplos que pueden pasar, pero las variaciones de precios en el mercado obedecen a múltiples factores y hay que tenerlos en cuenta.

Lo importante aquí si buscas vender tu casa es sincerar tus ideas del precio de la propiedad.

Debes estudiar muy bien todos los factores que describimos anteriormente y ajustar tus expectativas a lo que puedes vender la propiedad, no por lo que la quieres vender o lo que piensas que vale.

Insistimos, una buena agencia inmobiliaria puede facilitarte todo el proceso.

Recuerda algo, hay tres actores aquí:

El comprador quiere adquirir una propiedad buena al mejor precio posible, tú quieres vender tu casa un precio que te convenga y un asesor es la persona que actúa como mediador de los intereses.

Está en ti en que encuentres una buena agencia que te apoye y te ayude a negociar estos actores involucrados y salgan todos ganando.