Warning: Attempt to read property "roles" on bool in /home/bizzpdyu/public_html/wp-content/plugins/wp-user-frontend/wpuf-functions.php on line 4663
Compratir

Lo remates inmobiliarios suelen ser una alternativa favorable para quienes buscan una vivienda a un mejor precio.

En la evolución de la vida de joven a adulto vienen las seguridades que se desean tener para seguir avanzando.

Una de ellas es comprar un inmueble y de allí asientas las bases para otras cosas dependiendo de lo que quieras: independencia total, familia, etc.

Pero los inmuebles son costosos y existe la posibilidad de entrar en los remates inmobiliarios bancarios, donde puedes adquirir una propiedad por menos valor.

Si bien es cierto que puedes verte beneficiado y adquirir un inmueble en uno de estos remates por el 60% de su valor real, también pasa que puedes llegar a meterte en un problema en el que terminarás pagando más dinero o puedes ser víctima de un fraude.

Vamos a ver todo lo que tienes que tomar en cuenta a la hora de considerar entrar en este tipo de negocios.

¿Qué es un inmueble en remate bancario?

Los bancos dan miles de créditos hipotecarios y no todos ellos llegan a cumplir con los compromisos de pago.

Cuando un banco da un crédito hipotecario compra la propiedad y ese mismo inmueble es la garantía a la hora de incumplimiento de pagos.

El banco se queda con el inmueble y después lo remata en una subasta para recuperar su inversión.

Todo esto es un proceso judicial. Cuando el banco reclama una garantía de una propiedad por incumplimiento esto lo decide un juez.

Si el juez dictamina a favor del banco, entonces el banco puede solicitar un remate.

¿Cómo funcionan los remates bancarios?

Los remates inmobiliarios bancarios funcionan de la siguiente manera:

  1. Una vez que el banco gana la demanda de la garantía solicita ante un juez un remate.
  2. El juez hace la convocación a remate donde informa el valor de la propiedad para el remate, la ubicación, las características, el día y las condiciones del remate, que se hace a través de un procedimiento de subasta.
  3. Las personas interesadas deben entonces depositar ante una institución reguladora un porcentaje del valor publicado (comúnmente es el 10%) para entrar en el proceso de subasta.
  4. El día del proceso se efectúa la subasta y la propiedad la compra el que haga la mejor oferta.

¿Qué tan seguro es un remate bancario?

Aunque todo parece un proceso judicial sencillo y seguro, la verdad es que puedes terminar metido en tremendo problema, ya que debes considerar los puntos a continuación:

  • Como es un proceso que está en litigio no tienes el derecho de ver el estado de la vivienda por dentro.
  • Los remates no aceptan como forma de pago créditos de ningún tipo, debes tener el dinero en efectivo disponible en tu cuenta.
  • Los ocupantes del inmueble pueden no haber desocupado la propiedad todavía, amparados en el litigio y en otras leyes, por lo que vas a tener que contratar un servicio de abogados expertos en desalojo para que te ayuden en esto. Este proceso no es de un día para otro, puede llevar meses e incluso años.
  • Así como los usuarios del crédito hipotecario no cumplieron con los pagos al banco, puede ser que no hayan cumplido con otros pagos inherentes a tener un inmueble, como son agua, luz, entre otros, los cuales vas a tener que poner al día.
  • Igual con los impuestos, existen impuestos de la propiedad en sí como también impuestos del crédito hipotecario que asume el vendedor (el banco), pero al adquirir propiedades por remates inmobiliarios bancarios todo ese pago lo debe asumir el que gana la subasta, el que compra. Si hay deudas con esto, la carga puede terminar siendo significativa.
  • Necesitas también gastar en procesos notariales de escrituración y otros.

Otras recomendaciones

Si compras con procesos de remates inmobiliarios bancarios vas a tener que desembolsar una significativa cantidad de dinero en una sola transacción.

Si le agregas estos imprevistos vas a terminar gastando más y en peores condiciones de inversión de dinero que si hubieras comprado una propiedad a precio de mercado con cualquiera de las ventajas que ofrecen los bancos u otros organismos: con un saldo inicial, cuotas de pago y sin disponer de tanto dinero de manera inmediata.

Puede ser que primero tengas que sacar a los deudores, no vas a poder disfrutar de la propiedad inmediatamente.

Si no tarda mucho el desalojo puedes conseguirte con una vivienda en mal estado que haya que recuperarla para poder habitarla, lo que le suma aún más gasto y tiempo de espera a todo esto.

Previsiones antes de entrar en un remate bancario

Si tienes suficiente dinero en efectivo y quieres entrar en un remate bancario de inmuebles toma en cuenta estas previsiones.

Es impresionante lo que se consigue indagando un poco, y para que de verdad termines comprando una propiedad buena a por lo menos el 60% de su valor real, presta atención:

  • Debes ir al registro público de la propiedad y verificar si esa vivienda está a nombre del banco y no de cualquier particular. Si puedes saber si de verdad está en crédito hipotecario mejor.
  • Trata de averiguar lo más que puedas de esa propiedad: donde está, en qué estado y como es el barrio.
  • Busca la manera de saber sobre los que la habitan actualmente y cómo está por la propiedad por dentro. No tienes que irte por nada ilegal, siempre hay maneras de indagar.
  • Investiga sobre los precios de mercado de esa propiedad para que analices si vale la pena el precio del remate. Recuerda, el banco es un ente y tu otro, nadie tiene que darle ventajas a nadie, el banco no va a perder, procura que tú tampoco.
  • Investiga las deudas que pueda tener la propiedad en servicios, obligaciones e impuestos. A veces es tan sencillo como ir a una oficina y preguntar y para otros puede ser que debas contratar los servicios de un notario.

Existen empresas que te pueden ayudar en este proceso con la disminuirás el riesgo.

Si vas a utilizar una empresa de este tipo, busca verificar que sea una empresa sólida y sin problemas legales.

Como dijimos, el banco es una figura de la transacción y tú otra.

No tienes por qué confiar en el banco a ciegas, mientras más averigües de tu otra parte mejor para ti y los riegos que vas a asumir.

Si tienes dinero suficiente para meterte en los remates inmobiliarios bancarios puede ser que lo tengas también para que consideres cualquier otra forma de financiamiento más seguros y con mejores condiciones de inversión por una propiedad.

Nuestro equipo de asesores inmobiliarios pueden ayudarte en cada paso para encontrar tu casa al mejor precio.